Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Automovilismo - Deporte motor

19-05-2020

El Autódromo está en condiciones de recibir competencias

Durante la cuarentena, el Autódromo Parque Ciudad de Río Cuarto tuvo tareas habituales de mantenimiento con intenciones de acoger a cualquiera de las categorías que ponga en marcha su actividad.

Ver galería
Con tareas de mantenimiento, el Autódromo de Río Cuarto se prepara para reiniciar la actividad.

Con los protocolos de cuidado obligatorios, la distancia entre ellos y con uso de tapabocas de manera constante, los empleados que trabajan en el mantenimiento habitual del Autódromo Parque Ciudad de Río Cuarto retomaron sus actividades para poner en condiciones óptimas el circuito.

La intención es recibir a cualquier categoría que logre la habilitación y pueda comenzar con sus campeonatos tras la pandemia que azota a la sociedad.

 

Se trabajó en corte de césped, poda de árboles y arbustos, limpieza general de los playones, zona de boxes y mantenimiento de la pista y del kartódromo.

Además, se pintaron parte de las instalaciones, se incorporaron muñecos de goma y se realizó el mantenimiento general del predio.

Según informaron desde la Comisión Directiva, los ingresos en estos tiempos son nulos. Por lo que todos los trabajos se realizaron con material que estaba en el club y otros que fueron donados.

Si bien en los primeros 30 días de cuarentena el predio estuvo totalmente cerrado y tan solo permaneció en el lugar Sergio Mansilla (habitante habitual), desde el 20 de abril se pusieron en marcha los trabajos de embellecimiento de las instalaciones.

 

Por otra parte, en esta semana también se reactivaron las actividades en la dirección de Tránsito en la pista vial, de lunes a viernes por la mañana. Por lo que el lugar comenzó a retomar su ritmo habitual posterior al cese de movimientos.

Todo esto permite que a diferencia de otros circuitos del país, que han sufrido la falta de actividad y de mantenimiento, el de Río Cuarto esté en condiciones normales para albergar, cuando se pueda,  el rugir de los motores.

 

Redacción Al Toque