Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Polideportivo – Rugby Social

19-05-2020

Los pequeños “Gigantes” siguen asomando

A pesar del momento de cuarentena, el proyecto de rugby barrial de “Los Gigantes” continúa en marcha. Luis Schlossberg, fundador y coordinador, habló sobre los inicios, el vínculo entre el deporte y lo social y sus trabajos durante el aislamiento.

Los chicos de "Los Gigantes", durante una gira en la ciudad de Rosario en 2019.

Bien se sabe que el deporte es un elemento fundamental en el desarrollo de los jóvenes. A veces, con objetivos a largo plazo, llegar a ser profesionales y competir en eventos importantes. En tantas otras, se presenta como una vía de escape hacia otra realidad, diferente al día a día.

 

No todos los chicos de la ciudad tienen acceso a un club para entrenar o practicar deportes. En muchos barrios hay necesidades primordiales que dejan de lado estas prácticas. ¿Cómo el aspecto social, las clases populares y los chicos de esos barrios pueden relacionarse con el deporte? Esa pregunta rondó la cabeza de Luis Schlossberg cuando se propuso encarar el proyecto de un taller de rugby.

 

Junto a su esposa, Danisa Pérez (co-creadora del proyecto “Los Gigantes”) coincidieron en necesidades de trabajo social: “Ella coordinaba el centro comunitario de San José de Calasanz y un día, pensando en actividades para el barrio, tuvimos la idea de incorporar un taller de rugby. Empezamos ahí mismo y así lo planteamos. Sin embargo, al poco tiempo, se sumaron muchos chicos y vimos la posibilidad de incorporar otros barrios. Así fue como se pensó como un programa”, recordó Schlossberg, apasionado por el rugby, deporte que practica desde los 14 años.

 

 

- ¿El proyecto estuvo siempre pensado en el deporte o también en lo social como eje central?

 

- Al principio era el taller de rugby, pero al ver las posibilidades que nos brindaba nos dimos cuenta que no se podía quedar solamente en eso, sino que tenía que abarcar un montón de otras cuestiones más bien sociales. No queremos formar Pumas, queremos formar personas con buenos valores que también, en definitiva, se relacionan con el rugby, como el compañerismo, la honestidad, el respeto y la disciplina; valores que se practican dentro de la cancha y que sabemos que se pueden extender al día a día.

 

- ¿Cómo se les brindan herramientas a los chicos?

 

- Nosotros trabajamos muchísimo en las diferencias, les hacemos entender a los chicos que todos somos distintos y que nos debemos respetar unos a otros. El proyecto contempla la constitución de un sólo equipo, no uno por barrio, lo cual implica un gran desafío en el traslado pero no provoca rivalidades interbarriales y genera unión entre los chicos.

 

- ¿Por qué consideran trabajar desde las diferencias?

 

- Antes que nada, pensamos que todos tenemos los mismos derechos y deberíamos tener las mismas oportunidades. Nosotros no queremos cambiarle la vida a los chicos, sería algo mentiroso, pero sí creemos que deben tener esas oportunidades Les mostramos los diferentes caminos que pueden tomar. Ellos pueden consumir sustancias, pero pueden elegir ir a la escuela, trabajar, formar una familia, y eso es lo que tratamos de inculcarles. Por eso, desde las diferencias, trabajamos sobre esas alternativas y avanzamos hacia proyectos que puedan formar a los chicos para romper con el determinismo de: “si nacés así, morís así”.

 

- ¿Cómo evalúa el crecimiento de “Los Gigantes” en los últimos años?

 

- Es impresionante en todo sentido. Lo vemos muy claro en los viajes, donde es tangible. Está el hecho de la gente que nos acompaña y los logros de los chicos, y como institución son importantes los recursos que vamos consiguiendo, los chicos en los clubes y el vínculo que generamos. En estos momentos hay seis chicos y una chica jugando en el Jockey de manera federada y otro de los chicos está en el seleccionado de Córdoba. Tenemos nuevos profesores con proyectos e ideas que nos acompañan. El vínculo institucional con organismos es clave para el proyecto y tenemos apoyo. Somos parte del Consejo Argentino de Deportistas representando a la región en lo que es rugby social. Mantenemos vínculos con gente de todo el país y de afuera. Estamos muy contentos con el progreso que hemos hecho.

 

 

Un tackle a la pandemia

 

El momento que atraviesa el mundo ante la pandemia de coronavirus no le fue ajena a Los Gigantes. Después del período de vacaciones, no pudieron regresar a los entrenamientos con normalidad dada las idas y vueltas en los días previos al anuncio nacional del aislamiento obligatorio.

 

Gracias a los recursos tecnológicos, Los Gigantes trabajan vía redes sociales y pudieron incorporar nuevas actividades. De todas maneras, para el coordinador esto no es lo mismo: “Usamos las redes pero sabemos que en un montón de cosas tendremos que comenzar de cero”.

 

- ¿Cómo mantienen la comunicación con los chicos?

 

- Tenemos un grupo de padres por Whatsapp en el que todos participan y hay buen feedback. Procuran que los chicos hagan las actividades que les pasamos. Después hacemos varias cosas: filmamos videos tutoriales con ejercicios que hacemos nosotros, leemos fragmentos de libros, compartimos dibujos hechos por un amigo nuestro, el dibujante Sergio Perrone, con algún mensaje o para que coloreen. Todas cuestiones didácticas para mantener el vínculo.

 

- ¿Qué actividades se plantean a través de las redes?

 

- Las aprovechamos para llegar a referentes de todo el mundo que se puedan sumar a través de un vivo de Instagram. Llevamos hechos más o menos diez, entre ellos con David Campese -australiano, campeón del mundo en 1991-, Omar Hasan -ex pilar de Los Pumas- que ahora es barítono, entonces ahí combinamos el deporte y otras aristas como el arte. Con entrenadores para hacer prácticas online, tuvimos el primero con Diego Ghiglione, actual técnico de Los Dogos. Son alternativas que buscamos para mantener el vínculo, pero es difícil hacerlo. Este año teníamos un montón de proyectos de viajes que estará difícil poder concretarlos, no solo por la situación sanitaria sino también por la económica.

 

- ¿Se pierde más en el aspecto social o en el deportivo?

 

- En lo social nos vemos más afectados. La base de nuestro laburo es la continuidad en el contacto. Ahí sabemos si les pasa algo, como van en la escuela, como están con su familia. Ahora solo podemos saber poco en esta comunicación virtual que mantenemos. En cuanto a lo deportivo, los chicos aprenden rápidamente lo que enseñas con respecto al rugby.

 

- Más allá de la situación actual, ¿qué objetivos tienen a futuro?

 

- Íbamos a sumar un punto de entrenamiento en Barrio Alberdi. En el presupuesto participativo se aprobó un proyecto de unos vecinos de la calle Güemes con un predio en el que estaba el espacio para una canchita de rugby. La aspiración y el sueño más grande es el de la cancha propia. Un lugar en donde los chicos puedan identificarse con ese espacio, construir un salón para los talleres que hacemos con los chicos y para el tercer tiempo. En lo próximo, ver cómo respondemos a la salida de la cuarentena, temiendo que vamos a ver muchas consecuencias cercanas.

 

 

Fotos: Facebook Los Gigantes Rugby Social

Redacción Al Toque