Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter
  • PRIMERA NACIONAL

    Por comenzar

    Chacarita Jrs. 00 Estudiantes
    CAChJ AAE
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Estudiantes 00 Juventud Unida (RC)
    AAE JURC
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Everton Club (CM) 00 Ateneo Vecinos (GC)
    ECM AVBA
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    San Martín (VM) 00 Lutgardis Riveros (AG)
    CASM CALR
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Atl. San Basilio 00 Acción Juvenil (GD)
    CASB AJGD
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Herlitzka (LV) 00 Toro Club (CM)
    CSCH TCSD
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Lautaro Roncedo (AG) 00 Belgrano (VM)
    CSBLR BVM
  • PRIMERA A

    Final

    Atl. Sampacho 43 Atl. Adelia María
    CAS CAAM
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Dep. Municipal (AM) 00 Atenas
    DMAM CSBA
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    C.C. Alberdi 00 Sp. Municipal
    CCA CSM
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Granada (H) 00 Santa Paula (C)
    CAGH SPC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Ind. Dolores (GC) 00 Banda Norte
    AID AABN
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Dep. Municipal (R) 00 Universidad NRC
    CDMR UNRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Los Incas 00 Renato Cesarini
    ARLI CRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Rec. Avellaneda (T) 00 San Cayetano
    CRA CSC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Rosario FC 00 Dep. Río Cuarto
    RFC CDRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Def. de Alberdi 00 Cóndores FC (H)
    CADA CFCH
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Centro Social (LH) 00 San Lorenzo (B)
    CSLH SLB
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Rec. Unión (O) 00 Social Recreativo (R)
    CRUO CSRR
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Juventud Unida (CB) 00 Confraternidad
    JUCB CRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Talleres (LA) 00 Charrense FC
    CAT CFC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Belgrano (CM) 00 Fusión FC
    BCM FFC

Fitness – Opinión

20-07-2020

¿Héroes o villanos? Acerca del chivo expiatorio de los gimnasios y centros deportivos

Por Marcelo Ducart

¿Quiénes son los verdaderos héroes y villanos? La pandemia, como otros tantos fenómenos sociales excepcionales, ha acelerado como en una sala de ensayo, los procesos sociales que se invisibilizan en un país. Es una muestra, una biopsia del "tejido" de lo somos y cómo somos. ¿Y qué nos muestra? Tanta ciclotimia de opiniones, tantas urgencias por decreto terminan delatando nuestro encanto por vivir en los "extremos" de la "excepcionalidad", sin poner demasiado cuidado en las normas y en las formas, pero, sobre todo, en el trabajo necesario de cada día para llegar a nuestro destino. Y de eso quiero hablar: “del Derecho al trabajo” de tantos compañeros que han sido SACRIFICADOS por el “bien” de la comunidad. Entre tantos de ellos, me refiero, a mis compañeros y colegas vinculados al rubro de gimnasios y centros deportivos en general, con los cuales me solidarizo.

 

Pareciera que hemos dejado de cuestionar como adultos nuestras zigzagueantes decisiones, para responsabilizar a un virus como el culpable de la asignación discrecional del derecho constitucional y legítimo al trabajo. Y lo raro es que la excepcionalidad que nos provoca fascinación, espanto, abatimiento y asombro al mismo tiempo, no la vivenciemos también como culpa. De esa que debería invadir nuestra conciencia para evitar el traslado del maltrato hacia los más débiles, la resignación de perpetuar la eterna categoría de los "sacrificables", como todos aquellos sujetos que una sociedad inmola para darse una cohesión interna y purificar así sus incongruencias, como señala Kammerer. ¿Acaso la negación a la apertura de los gimnasios bajo las mismas condiciones de seguridad y salubridad que se les imponen a otros rubros ya aprobados no obedece a cierta lógica de exclusión de los prescindibles? La ley del mal menor, la demonización de algunos rubros laborales y el chivo expiatorio de algunos oficios y profesiones, son formas poco “saludables” que ni las razones biomédicas alcanzan a justificar. Por favor, no quiero más "excluidos" ni "ciudadanos de segunda". Deberíamos estar más atentos a que en nombre del cuidado de la vida, no destruyéramos la vida de aquellos que deberíamos tener más cuidado…

 

Hoy, sólo por hoy, sueño con que el vértigo del miedo al contagio que se instaló masivamente y que late como un aguijón que adormece la conciencia, se despierte y nos empuje a trabajar por una sociedad más inclusiva y justa.

 

Por Marcelo Ducart | Docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto